Cada vez más marcas se suman al carro de los memes. La comunicación corporativa en redes sociales, que ha sido tradicionalmente encorsetada y –por qué no decirlo– aburrida, ha encontrado en el humor una forma de humanización de marca y de creación de comunidad.
En España, los casos de KFC, Cruzcampo, Aliexpress o Andalucía Directo han sentado un precedente. Sin embargo, el uso del humor es un arma de doble filo que, mal empleado, puede costar crisis de reputación y pérdidas económicas.
En Katibu gestionamos las cuentas sociales de Andalucía Directo durante los dos últimos años. Si bien el grueso de nuestro contenido eran los reportajes diarios, la parte más conocida ha estado en la creación de distintos memes con los que hemos ampliado nuestra audiencia. Estas son las pautas que podemos dar:

 

1. CONOCE A TU PÚBLICO

A todos nos gustaría pensar que nuestro público potencial es amplísimo y heterogéneo, pero en el océano de contenidos que se publican cada segundo en redes sociales, es inevitable que tu audiencia te asocie con unos determinados valores que significan lo que pueden esperar de ti y tus contenidos. Si eres un programa de tv andaluza, no tiene mucho sentido que hagas un meme sobre la última polémica de Kanye West –por muy viral que se haya hecho–. Entra en las conversaciones en las que tengas algo que decir.
2. ESTÁTE AL QUITE DE LAS TENDENCIAS
En Internet, el humor que hoy lo peta mañana está ya trasnochado. Las tendencias son tan intensas como volátiles. Y como marca, no quieres que te asocien con ser casposo/boomer o con ir 3 días tarde porque es lo que hacen el resto de cuentas corporativas. A veces, es mejor no participar en un tren que hacerlo a destiempo.
Twitter es el lugar donde están los memes que mañana inundarán tu Instagram; usa tu cuenta todos los días, sigue a cuentas de humor y crea listas personalizadas para tener nociones de qué se habla en Twitter.
3. PARTICIPA EN LA CONVERSACIÓN
No todo puede ser sobre ti. En Twitter y en Instagram, a veces el éxito está en una respuesta, en citar tweet o en repostar una story, si se hace con el sentido suficiente como para generar impacto. Para ello, tienes que monitorizar continuamente lo que la gente habla sobre tu marca y sobretodo lo que se habla sobre tu producto, servicio o aspiraciones en general. Ahí es donde quizás tengas un mensaje que colar.
4. NO OFENDAS
No olvides que, después de todo, estás representando a una empresa. Se puede ser gracioso sin ser polémico en términos políticos o hacia colectivos concretos. Por intentar dar una respuesta rápida o por pensar en términos personales en vez de corporativos, puedes tener una crisis de reputación que te persiga hasta el final de tus días.
5. SÉ VISUAL
El formato de meme clásico, con dos frases arriba y abajo al estilo Cuánto Cabrón, está ya pasado de moda. Los memes ahora son shitposts: montajes surrealistas, deformados, sinsentidos, que crean interacciones en la medida que impactan por su rareza. Es igual si te gustan más o menos, si los entiendes o no; son la tendencia actual y si quieres usar exitosamente memes para tu marca vas a tener posiblemente que pasar por ahí.
El vídeo, por otra parte, es el contenido rey de las redes sociales. Crear TikToks o Reels en clave de humor seguro que te ayuda a ampliar tu audiencia.
Cada vez más marcas se suman al carro de los memes. La comunicación corporativa en redes sociales, que ha sido tradicionalmente encorsetada y –por qué no decirlo– aburrida, ha encontrado en el humor una forma de humanización de marca y de creación de comunidad.
En España, los casos de KFC, Cruzcampo, Aliexpress o Andalucía Directo han sentado un precedente. Sin embargo, el uso del humor es un arma de doble filo que, mal empleado, puede costar crisis de reputación y pérdidas económicas.
En Katibu gestionamos las cuentas sociales de Andalucía Directo durante los dos últimos años. Si bien el grueso de nuestro contenido eran los reportajes diarios, la parte más conocida ha estado en la creación de distintos memes con los que hemos ampliado nuestra audiencia. Estas son las pautas que podemos dar:

 

1. CONOCE A TU PÚBLICO

A todos nos gustaría pensar que nuestro público potencial es amplísimo y heterogéneo, pero en el océano de contenidos que se publican cada segundo en redes sociales, es inevitable que tu audiencia te asocie con unos determinados valores que significan lo que pueden esperar de ti y tus contenidos. Si eres un programa de tv andaluza, no tiene mucho sentido que hagas un meme sobre la última polémica de Kanye West –por muy viral que se haya hecho–. Entra en las conversaciones en las que tengas algo que decir.
2. ESTÁTE AL QUITE DE LAS TENDENCIAS
En Internet, el humor que hoy lo peta mañana está ya trasnochado. Las tendencias son tan intensas como volátiles. Y como marca, no quieres que te asocien con ser casposo/boomer o con ir 3 días tarde porque es lo que hacen el resto de cuentas corporativas. A veces, es mejor no participar en un tren que hacerlo a destiempo.
Twitter es el lugar donde están los memes que mañana inundarán tu Instagram; usa tu cuenta todos los días, sigue a cuentas de humor y crea listas personalizadas para tener nociones de qué se habla en Twitter.
3. PARTICIPA EN LA CONVERSACIÓN
No todo puede ser sobre ti. En Twitter y en Instagram, a veces el éxito está en una respuesta, en citar tweet o en repostar una story, si se hace con el sentido suficiente como para generar impacto. Para ello, tienes que monitorizar continuamente lo que la gente habla sobre tu marca y sobretodo lo que se habla sobre tu producto, servicio o aspiraciones en general. Ahí es donde quizás tengas un mensaje que colar.
4. NO OFENDAS
No olvides que, después de todo, estás representando a una empresa. Se puede ser gracioso sin ser polémico en términos políticos o hacia colectivos concretos. Por intentar dar una respuesta rápida o por pensar en términos personales en vez de corporativos, puedes tener una crisis de reputación que te persiga hasta el final de tus días.
5. SÉ VISUAL
El formato de meme clásico, con dos frases arriba y abajo al estilo Cuánto Cabrón, está ya pasado de moda. Los memes ahora son shitposts: montajes surrealistas, deformados, sinsentidos, que crean interacciones en la medida que impactan por su rareza. Es igual si te gustan más o menos, si los entiendes o no; son la tendencia actual y si quieres usar exitosamente memes para tu marca vas a tener posiblemente que pasar por ahí.
El vídeo, por otra parte, es el contenido rey de las redes sociales. Crear TikToks o Reels en clave de humor seguro que te ayuda a ampliar tu audiencia.

Posts relacionados

¿Hablamos?

¡Cuéntanos!

Estaríamos encantados de conocerte. Tanto si te interesa trabajar con nosotros como si tienes alguna duda o sugerencia, contactaremos contigo lo antes posible.

¿Hablamos?

¡Cuéntanos!

Estaríamos encantados de conocerte. Tanto si te interesa trabajar con nosotros como si tienes alguna duda o sugerencia, contactaremos contigo lo antes posible.